Receta sin gluten: buddha bowl con frijoles negros y tofu ahumado

Los buddha bowls llevan unos cuantos años dominando las cuentas de cocina saludable en Instagram y otras plataformas como Pinterest, seguro que los habéis visto por todas partes y que cada vez más restaurantes añaden este plato en su menú. Como su nombre indica consiste en un bol con una completa mezcla de alimentos saludables y nutritivos que nos aporta mucha energía y nos ayuda a mantenernos saciados durante tiempo.

Normalmente contienen una mezcla de ingredientes cocinados y crudos pero siempre deben combinarse hidratos de carbono con proteína y grasas saludables.

Resultan realmente deliciosos y son muy fáciles de preparar, incluso nos sirven para aprovechar esas sobras de legumbres cocidas, arroz o verduras que muchas veces tenemos en la nevera.

Como veréis el buddha bowl que os propongo es totalmente vegano: alto en proteína gracias al tofu, los frijoles y la quinoa; el boniato nos aporta hidratos de carbono de lenta absorción y el aguacate como todos sabemos es un alimento súper completo alto en grasas saludables como el ácido oleico y Omega 3.

Ingredientes para preparar un buddha bowl para 2 personas

  • 150 g de frijoles negros bio NaturGreen.
  • 50 g de quinoa bio NaturGreen.
  • 250 g de tofu.
  • 1 boniato asado.
  • 1 aguacate.
  • Tomates cherry.
  • Rabanitos.
  • Maíz dulce cocido.
  • Semillas de sésamo tostado bio NaturGreen.
  • Sal rosa del Himalaya fina bio NaturGreen.
  • – Para macerar el tofu:
  • 2 cucharadas de salsa tamari bio NaturGreen.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva picual bio NaturGreen.
  • 1 cucharada de sirope de ágave crudo bio NaturGreen.
  • ½ cucharadita de pimentón dulce ahumado.
  • ¼ de cucharadita de jengibre molido.
  • Una pizca de cayena molida.

Elaboración

  1. La noche anterior dejamos los frijoles negros en remojo y al día siguiente los cocemos siguiendo las instrucciones del envase hasta que queden tiernos. Dejamos escurrir.
  2. Mientras se cuecen los frijoles podemos preparar la salsa para macerar el tofu: mezclamos todos los ingredientes necesarios en un cuenco pequeño hasta que quede bien emulsionado y reservamos. Escurrimos bien el tofu y presionamos con la ayuda de un papel absorbente para eliminar el exceso de líquido. Lo cortamos en tiras rectangulares y lo colocamos dentro de un recipiente plano, vertemos por encima la salsa y dejamos macerar mientras seguimos con el resto de la receta. Transcurridos unos minutos le damos la vuelta al tofu para que se impregne bien por ambas caras.
  3. Lavamos ligeramente la quinoa, la cocemos y la dejamos escurrir.
  4. Calentamos una plancha con un poquito de aceite de oliva virgen extra y asamos el tofu añadiendo la salsa con la que lo hemos macerado hasta que quede bien doradito.
  5. Servimos los frijoles, la quinoa y el tofu repartidos en dos boles y añadimos el boniato asado (cortado en porciones pequeñas), aguacate chafado con un chorrito de limón, unos cuantos tomates cherry, rabanitos, maíz dulce y semillas de sésamo para dar un ligero toque crujiente.
  6. Si lo deseamos podemos acompañar este buddha bowl con nuestra salsa favorita (una que lleve tahini, como ésta, combina perfectamente).

Receta de Gemma, @Cinnamongirlbcn