Receta sin gluten: smoothie bowl de arándanos para el verano

Durante los meses de calor podemos adaptar nuestras recetas favoritas para que sean más refrescantes, como por ejemplo seguir preparando las infusiones o lattes que tomamos normalmente pero dejándolas enfriar en el frigorífico. También podemos congelarlos en forma de cubitos y prepararnos un granizado en cualquier momento del día.

Todos sabemos que los smoothies son una gran ayuda para aumentar nuestro consumo de frutas y verduras ya que en una sola receta podemos combinar diferentes piezas. Lo ideal es tener siempre a mano un puñado de nuestra fruta favorita en el congelador y así podremos disfrutar de un súper refrescante y cremoso smoothie bowl. Al añadir la fruta congelada conseguimos una textura más espesa, muy parecida a la de un helado pero sin necesidad de añadir ningún endulzante. Para que este bowl sea todavía más completo siempre recomiendo añadir una o dos cucharaditas de alguna de las mezclas de superalimentos en polvo de la gama Experience de Naturgreen. Para este smoothie bowl de arándanos siempre utilizo Energy porque al llevar arándano, plátano, bayas de aronia y açaí en polvo (entre muchos otros ingredientes) combina muy bien en cuanto a sabor.

Ingredientes para preparar un smoothie bowl de arándanos para 2  personas

  • 2 plátanos maduros congelados.
  • 2 tazas de arándanos congelados.
  • ½ taza de leche de coco sin azúcares bio Ecomil.
  • 2 cucharaditas de Experience Energy de NaturGreen Alimentación Ecológica.

Para decorar

  • Arándanos frescos o congelados.
  • Pitaya.
  • Semillas de cáñamo bio NaturGreen Alimentación Ecológica.

Cómo preparar un smoothie bowl de arándanos para el verano

El día antes de elaborar nuestro smoothie bowl debemos cortar los plátanos en rodajas medianas y congelarlo. Si nuestros arándanos son frescos también haremos lo mismo: los lavamos bien, dejamos escurrir y congelamos. En muchos supermercados podemos encontrar diferentes frutos del bosque congelados, una forma muy cómoda de disponer de ellos durante todo el año.

Colocamos las rodajas de plátano congelado, los arándanos congelados y la leche de coco dentro del bol de nuestro robot de cocina o procesador de alimentos y trituramos hasta obtener una mezcla cremosa, sin grumos y con un aspecto parecido al de un helado. Por último añadimos un par de cucharaditas de Experience Energy y batimos ligeramente de nuevo.

Servimos inmediatamente en dos boles y decoramos con los arándanos, trocitos de pitaya y un puñadito de semillas de cáñamo. 

Receta y fotografías de Gemma, @Cinnamongirlbcn