Receta de baba ghanush árabe sin gluten

Muchas veces nos absorbe la rutina y preparamos los vegetales siempre de la misma forma, a la plancha, al vapor, en ensalada, en sopas o cremas… con el estrés del día a día no se nos suele disparar la inspiración y creatividad para hacer algo diferente, por ello nos esforzamos en haceros llegar recetas súper fáciles y súper ricas para que no puodáis dejar de probarlas en casa!

Esta vez queremos sorprenderos con una receta árabe muy sencilla pero increíblemente buena, nada más y nada menos que el baba ghanush, una pasta a base de berenjena, zumo de limón, ajo, tahina y comino.

Como podréis notar, no solo en las berenjenas, sino en la mayoría de frutas y verduras, muchos de sus nutrientes se concentran en la piel, por ello es importante evitar en lo posible pelarlas, es conveniente lavarlas muy bien e ingerirlas completas, ya que si no, estaremos eliminando gran parte de su valor nutricional. También debemos tener en cuenta que las berenjenas deben consumirse maduras y cocidas, porque contienen una cierta cantidad de un alcaloide tóxico (solanina) que se encuentra principalmente en el fruto no maduro y hojas verdes, de todas formas este tóxico desaparece con el calor, por lo que al cocinarlas no correremos ningún riesgo.

A continuación os dejamos la receta para que podáis disfrutarla:

Ingredientes para preparar baba ghanush árabe:

  • 4 berenjenas medianas
  • 1 diente de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen de NaturGreen Alimentación Ecológica
  • 1 cucharada de tahina de NaturGreen Alimentación Ecológica
  • El zumo de medio limón
  • Comino
  • Perejil (opcional)
  • Sal

Cómo elaborar baba ghanush árabe en sencillos pasos:

  1. Lo primero que haremos será lavar muy bien las berenjenas, luego las cortamos en rodajas de un centímetro de grosor y espolvoreamos sal por un solo lado. 
  2. Encendemos la plancha, rociamos con un poco de aceite de oliva y asamos las berenjenas de cada lado con el fuego medio alto hasta que queden bien cocidas. 
  3. En el vaso de la trituradora, añadimos las berenjenas asadas, el diente de ajo, el aceite de oliva, el zumo de limón, la cucharada de tahina, el comino y trituramos bien hasta obtener una mezcla homogénea y lisa, la probamos y en caso de ser necesario añadimos un poco más de sal. 
  4. Lista para servir. Suele servirse con pan naan.

Receta y foto de Alessandra Eminente

Receta sin gluten: tortitas o pancakes de matcha

Los pancakes son una muy buena elección de desayuno saludable y completo. Yo siempre opto por la versión sin gluten para evitar, entre otros síntomas, la inflamación intestinal. En este caso he preparado unos pancakes de matcha y el resultado ha sido espectacular, no sólo visualmente sino muy agradable para el paladar. El matcha es un té verde molido que procede del Japón y sus beneficios para la salud cada vez convencen a más personas.

Experience Matcha Power contiene matcha y además superalimentos como hierba de trigo, moringa y lúcuma. El matcha power lo puedes añadir a batidos, ensaladas, crepes… Pruébalo y benefíciate de sus propiedades con esta receta de Pancakes de Matcha.

Ingredientes para preparar las tortitas o pancakes de matcha

  • 1 taza de haría de avena (avena molida)
  • 2 cucharadas soperas de Experience Matcha Power NaturGreen
  • ½ taza de harina de arroz
  • 2 cucharadas soperas de maicena
  • 1 cucharada pequeña sal marina
  • 1 cucharada pequeña de levadura
  • 1/3 taza de azúcar de coco
  • 2/3 taza de bebida vegetal (he utilizado de avena)
  • 2 plátanos maduros
  • 2 huevos
  • 1 cucharada pequeña extracto de vainilla
  • 1 cucharada pequeña aceite de coco derretido

Ingredientes para los toppings

  • Cerezas
  • Coco a láminas
  • Sirope de dátil

Pasos a seguir para cocinar unas tortitas o pancakes de matcha

  1. Utilizamos una batidora, procesadora o similar para triturar todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea
  2. Añadimos en una sartén unas gotitas de aceite de coco y quitamos el exceso con una servilleta
  3. Cuando el aceite de coco esté caliente, añadimos un poco de la masa a la sartén, mantén el calor a fuego medio
  4. Cuando salgan burbujitas en la masa le puedes dar la vuelta, dorar 1-2 minutos según cada fuego
  5. Seguimos el mismo proceso para toda la masa
  6. Montamos los pancakes con los toppings que más nos gusten

Receta y fotos por Elena Román

Receta de naan: pan típico de la cocina india

El Naan es un tipo de pan plano típico de la India, hecho a base de harina de trigo sarraceno y yogur, es muy ligero e ideal para acompañar cremas, salsas y guisos. Esta receta creednos que os salvará la vida más de una vez, es tan fácil de hacer que si un día te quedas sin pan en casa para desayunar o simplemente quieres sorprender a tus invitados, tardarás poquísimo tiempo en hacerlos y el resultado será espectacular.

Es importante tener que en cuenta que al comer este tipo de alimentos bajos en fibra intentemos acompañarlos con otros ricos en ella para así lograr un mejor efecto en nuestro organismo, es decir, acompañarlo de verdura por ejemplo, ayudará que la respuesta de la insulina en sangre sea más suave y nos brindará también mayor saciedad. 

Ingredientes para cocinar naan indio:

  • 400 g de harina de trigo sarraceno
  • 3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen de NaturGreen Alimentación Ecológica
  • 1 yogur natural entero o griego (125 mL)
  • 200 mL de agua tibia
  • Sal
  • 8 g de levadura química 

Cómo cocinar naan indio:

Para esta receta verteremos en un bol grande toda la harina junto con la sal, la levadura, el yogur y el aceite, con ayuda de una mano iremos removiendo y con la otra poco a poco vamos incorporando el agua, es importantísimo que lo hagas lentamente porque dependiendo del tipo de harina y la humedad del ambiente puede que necesites más o menos agua, por lo que añadirla toda podría suponernos un problema. Continuaremos amasando hasta obtener una masa lisa, suave y que no se pegue en los dedos, en este momento la dejaremos reposar por al menos 30 minutos.

Una vez transcurrido el tiempo iremos cogiendo trozos pequeños de la masa y los aplanamos con la mano, estirando suavemente a la vez hasta obtener una forma aplanada e irregular típica de los naan. Para este momento podemos tener la plancha encendida a fuego medio, rociarla con aceite de oliva e ir colocando los panes. 

Hay que ser muy cuidadosos y estar atentos a la cocción ya que se hacen enseguida, tardarán unos cuantos segundos de cada lado, debemos intentar que los panes no queden tan gruesos ya que si no se quedarán crudos por dentro. Apenas esté medio dorado lo sacamos y servimos.

Se puede comer caliente o frío, incluso solo con un poco de aceite y sal está buenísimo. No dejéis de probarlo.

Receta y foto de Alessandra Eminente

Sencillos trucos para adoptar un estilo de vida más sostenible

Sin ser conscientes de cuándo fue realmente el punto de inflexión, lamentablemente nuestro modo de vida ha dejado marcas perjudiciales en el planeta y como consecuencia hemos creado un considerable impacto en el universo que nos rodea.

Para poder sentirnos mejor con nosotros mismos es fundamental empezar a cambiar pequeños hábitos que pueden incidir en el medio ambiente, haciéndolo más sostenible, ético y ecológico.

En casa

Las medidas que podemos empezar a implementar en nuestro hogar, son las de utilizar bombillas de bajo consumo. Intentar apagar todos los aparatos que tenemos conectados para que no consuman cuando no los utilizamos, reciclar minuciosamente cada desperdicio, y si tienes presupuesto, instalar aireadores en los grifos para ahorrar agua.

En el trabajo

Las acciones que podemos empezar a realizar en casa también se puede extrapolar a nuestro lugar de trabajo, utilizar objetos de bajo consumo seguir con la conciencia de reciclar los desperdicios y… y pequeños gestos como, asegurarse de apagar bien tu equipo cuando te marches de la oficina. Llevar la comida preparada de casa para no generar más basura también es una opción sostenible.

Para cocinar

Intenta cortar minuciosamente los alimentos para facilitar su cocción, utiliza tapas para los recipientes para conservar y concentrar el calor, aprovecha el calor residual apagando un ratito antes el fuego para que los alimentos terminen de cocinarse…

Para comer

Intenta hacer una compra sostenible, pensando en productos que te ayuden a llevar una dieta equilibrada y a una forma de vida sostenible. Optimizar los recursos naturales y respetar la biodiversidad y los ecosistemas es la manera de cuidar nuestro planeta. Los productos de KM0, es decir, que han sido producidos cerca del punto de venta, dejan una menor huella de carbono.

En definitiva, con pequeñas acciones individuales podemos conseguir un fuerte impacto a nivel global ¡Proteger y cuidar el planeta es nuestra responsabilidad!

Aprovecha el verano para hacer más sostenible tu día a día

Hoy os traemos algunos consejos e ideas para aprovechar el verano y aplicar en tu día a día medidas sostenibles que ayuden a proteger nuestro planeta. Son muy sencillos de aplicar y notarás su efecto tanto en tu factura de la luz como en el desgaste de los recursos naturales del planeta. 

1 Aleja el calor sin tener que recurrir constantemente al aire acondicionado. En verano se dispara el consumo energético de los hogares ya que recurrimos a los climatizadores para poder sobrellevar el intenso calor. Para reducir al máximo este gasto debemos tener en cuenta pequeños gestos como cerrar persianas y ventanas durante las horas de sol, recurrir a bebidas refrescantes y comidas frías como frutas, verduras o sopas, que nos ayudarán a reducir la sensación corporal de calor. Si solo estás en una habitación de la casa procura utilizar un ventilador antes de encender el aire.

2 Di no al coche y al avión siempre que puedas. Aprovecha el verano y tu tiempo libre para utilizar el transporte público o la bicicleta a la hora de hacer pequeños trayectos. Además de reducir la contaminación, ahorrarás gasolina y tiempo de espera en atascos. Si realizas un viaje más largo, procura no recurrir al avión a menos que sea la única opción. Compartir coche o utilizar el tren ayuda a reducir considerablemente la emisión de CO2 en comparación a los aviones.

3 No desperdicies ni una migaja. Según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) en 2015 los hogares españoles desechamos una media de 25.5000 toneladas de alimentos por semana. En verano solemos olvidarnos de la comida que tenemos en casa y podemos encontrarnos la sorpresa de volver y que se hayan echado a perder. Organiza bien la lista de la compra, ten en cuenta las fechas que no estarás en casa a la hora de comprar productos frescos. Si estás de vacaciones fuera de casa, llevarse platos sobrantes de los restaurantes también ayuda a evitar el desperdicio y consumo excesivo.

4 La naturaleza no es un cubo de basura. En pleno Siglo XXI parece mentira que aún haya que recordar este tema pero aún queda gente por concienciar. Ir de picnic al campo o pasar el día en la playa son los planes estrella para quién no tiene una ‘casa de verano’. Llevar ceniceros portátiles, bolsas de basura y hacer ‘revisión’ antes de abandonar el lugar son tareas imprescindibles que no suponen apenas esfuerzo pero implican mucho para el medio ambiente.

5 ¡Desenchufa los electrodomésticos! ¿Te vas de vacaciones? Es el momento perfecto para vaciar y descongelar el frigorífico, limpiarlo y dejarlo desenchufado hasta tu vuelta. El frigorífico es uno de los electrodomésticos que más consume en casa y lo notarás en tu factura. En caso de que tengas que mantenerlo enchufado no olvides repasar el resto de electrodomésticos y desconectarlos. Hay que quitar el enchufe de la red eléctrica, sino seguirán en stand by y consumiendo.

Cinco pasos que todos podemos aplicar en nuestro día a día y que nos ayudarán a seguir un ritmo de vida más sostenible con el planeta. #FeelBio

Receta para cocinar panecitos de quinoa sin gluten

Si padeces sensibilidad al gluten o si simplemente quieres reducir tu ingesta de gluten, entonces la quinoa está a punto de ser tu mejor amiga.

Hoy os propongo una alternativa muy versátil al pan de harina de trigo. Quizás te sorprenda, pero la harina de quinoa tiene mayor contenido de proteína que la de trigo. También es una opción sin gluten para las personas celíacas, pero aunque no sea tu caso, está “súper harina” es la única que presenta una fuente de proteína completa porque proporciona todos los aminoácidos esenciales.

Completaremos la receta de este pan tan especial con la harina de arroz, otro de los componentes básicos de los alimentos para personas sensibles al gluten o celíacos. Sus usos son diversos, se puede utilizar para preparar pasta, repostería, panes, tempuras y rebozados o para espesar salsas.

Las harinas de certificación ecológica NaturGreen te garantizan que en el proceso de elaboración no sufre ningún tipo de contaminación por otro cereal con gluten.

Ingredientes para cocinar panecitos de harina de quinoa

  • Ingredientes para elaborar la receta de los panes de harina de quinoa
  • 100 gramos de harina ecológica de quinoa NaturGreen Alimentación Ecológica
  • 100 gramos de harina ecológica de arroz NaturGreen Alimentación Ecológica
  • 8 gramos de levadura de panadería sin glúten
  • 200 ml de agua tibia
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra 
  • Mezcla de 6 semillas y semillas de amapola NaturGreen Alimentación Ecológica para decorar

Pasos a seguir para cocinar panes sin glúten de quinoa

  1. En un bol juntamos las harinas.
  2. En otro recipiente, echamos el agua tibia y disolvemos la levadura panadera sin gluten. Añadimos el aceite de oliva virgen extra y removemos.
  3. Unimos el contenido de los dos boles y mezclamos hasta que la textura sea como de plastilina y muy importante, que no se pegue a las manos.
  4. Dejamos que la masa repose durante una hora, en un bol tapándola con un paño de cocina.
  5. Transcurrido este tiempo, precalentamos el horno a 180 grados.
  6. Damos la forma al pan y decoramos al gusto.
  7. Horneamos durante 30 minutos a media altura.

Notas:

  • Si la masa se pega de las manos, añadir más harina de arroz.
  • El tiempo puede variar según el horno y la temperatura.

Receta y fotos por Lina, @linagolosina

 

Receta sin gluten: sushi de quinoa con salsa tamari

No, no es el sushi tradicional, pero te aseguro que es una combinación grandiosa para tus comidas o para impresionar a tus amigos o a tus familiares con tus habilidades culinarias.

La quinoa es uno de los cereales con más cantidad de proteínas en comparación con los cereales tradicionales.. Este cereal es especialmente beneficioso para las personas celíacas, ya que no contiene glúten, pero también para las personas con diabetes gracias a su bajo índice glucémico.

Gracias a su alto valor nutricional y sabor, la quinoa se ha convertido en el perfecto acompañante de cualquier plato que te imagines.

No te pierdas esta receta y benefíciate de las propiedades de este pseudocereal.

Ingredientes para elaborar sushi de quinoa sin gluten

  • 1 taza de quinoa ecológica NaturGreen Alimentación Ecológica
  • 2 tazas de agua para hervir la quinoa
  • Salsa de soja Tamari ecológica NaturGreen Alimentación Ecológica
  • Aguacate
  • Zanahoria
  • Tofu

Pasos a seguir para cocinar sushi de quinoa sin gluten

  1. Lavamos la quinoa bien hasta que el agua salga transparente.
  2. En un cazo, echamos el agua y cuando lleve a ebullición, agregamos la quinoa y dejamos que se cocine a fuego medio-lento durante unos 15-20 minutos.
  3. Cortamos el tofu en bastones y lo cocinamos a la plancha con un poco de aceite de oliva virgen extra y en el último momento echamos una gota de salsa de soja Tamari.
  4. Colocamos la lámina de alga nori sobre la esterilla de bambú.
  5. Con las manos mojadas dejamos la quinoa sobre el alga y la esparcimos hasta que ocupe toda el alga. Dejamos solo 1 cm al final para pegar.
  6. En el centro colocamos los bastones de aguacate, zanahoria y tofu.
  7. Ya solo falta enrollar el alga y presionar firmemente para ir dando forma al sushi.
  8. Ayudados de un cuchillo muy afilado y humedecido, lo cortamos y lo servimos.

Receta y fotos por Lina, @linagolosina

¿Cómo enseñar a los niños de la casa a reciclar jugando?

La sostenibilidad del medio ambiente y nuestro planeta como fuente de recursos peligran. Tenemos que cambiar muchas cosas para poder poner freno al cambio climático y la pérdida de recursos naturales. De muchas medidas y políticas que se deben poner en marcha lo antes posible, no podemos obviar la más importante: seguir educando y concienciando a las nuevas generaciones.

Hoy os proponemos algunos consejos para que los niños y niñas más pequeños aprendan el valor e importancia de reciclar. Así, lograremos que el reciclaje se instale en sus hábitos diarios.

Desde niños tenemos que aprender que cada gesto cuenta.

Reciclar es un juego en sí mismo. Sentarte con los peques a dibujar caras y ‘ponerselas’ a los cubos de reciclaje puedo convertir reciclar en un juego. ¿Qué come el monstruo verde? Residuos orgánicos, cáscaras de plátano, pelusas de la escoba, migajas de pan… Así tendremos varios monstruos del reciclaje en casa a los que alimentar cada día.

¡Hay que cerrar el grifo! Otro juego que podemos poner en práctica en casa con nuestros hijos es enseñarles que en el grifo vive el hada del agua, que se encarga de cumplir deseos… pero para que los haga tiene que tener mucho agua en su fuente mágica, así que no podemos malgastarla. ¡Cuanta menos agua se desperdicie, más deseos se cumplirán!

Reciclar es crear juguetes nuevos  ¿Os acordáis de Art Attack? Con un cartón de papel higiénico, papel de periódico y botones viejos puedes construir un muñeco. Incluso con la ropa vieja puedes coser peluches y personalizarlos. Con botellas de plástico y ‘piezas pequeñas’ puedes fabricar unas maracas… La cantidad de ideas es infinita. Una caja de pañuelos puede ser un avión. Además de reciclar y cuidar el medio ambiente es una forma perfecta de pasar tiempo juntos y desarrollar su capacidades.

Apagar la luz y a ver qué pasa… Esto no es tanto un juego, pero a través de la más que famosa película de animación Toy Story puedes convencerles de que tienen que apagar la luz para que los juguetes puedan descansar. Seguro que irán dejando las luces apagadas para intentar pillarlos desprevenidos.

Y tú, ¿tienes algún juego o forma de enseñar a los más pequeños a reciclar y cuidar el medio ambiente?