Cúrcuma Cream Latte – NaturGreen Experience

Con la llegada del otoño llega de nuevo el tiempo de disfrutar de una bebida caliente y relajarse en casa. Mucho mejor si se trata de una taza de la deliciosa mezcla de cúrcuma, harina de coco, canela y jengibre que nos ofrece Cúrcuma Cream, que pertenece a la gama Experience de NaturGreen. Personalmente es una de mis bebidas favoritas para afrontar esos días grises y fríos, me chifla disfrutar de mi golden milk (leche dorada) mientras veo una película o mi serie favorita en el sofá. Es muy sencillo prepararse esta bebida ya que NaturGreen nos lo pone muy fácil con esta mezcla; podéis añadirla a vuestra bebida vegetal favorita o también hacer una versión más “deluxe” para deleitaros todavía más con nata de coco montada.

Para 1 persona.

 

Ingredientes

  • 1 taza de leche Ecomil Coco Nature.
  • 1 cucharadita de Cúrcuma Cream de NaturGreen.
  • 1 cucharadita de aceite de coco virgen bio de NaturGreen, líquido.
  • ¼ de cucharadita de vainilla pura en polvo.
  • Una pizca de pimienta negra molida.

*Sirope de coco bio NaturGreen, opcional.

– Para la nata de coco montada:

  • 1 lata de leche de coco.
  • 1 cucharada de sirope de ágave bio NaturGreen.

Elaboración

Un día antes tendremos que dejar la leche de coco en la nevera para que espese y se separe la crema de coco del resto de líquido. Es muy importante escoger una leche de coco en lata (las de brick no contienen suficiente materia grasa) y que no contenga ningún tipo de espesante (goma guar, goma xantana, etc), solamente ha de tener pulpa de coco y agua. Los espesantes hacen que la leche no se separe y precisamente buscamos lo contrario: queremos que, una vez fría, la crema de coco se concentre y se separe del resto de líquido de la leche.

Un poco antes de preparar nuestro latte de cúrcuma cogemos con la ayuda de una cuchara la crema de coco que se ha concentrado en la lata (guardamos el resto del líquido refrigerado para futuras recetas como smoothies), batimos con la ayuda de unas varillas eléctricas hasta que se forme una nata montada. Añadimos un toque dulce con el sirope de ágave y montamos un poco más, guardamos en el frigorífico para que se mantenga firme mientras preparamos el latte.

Ponemos a calentar nuestra leche en un cazo y añadimos el resto de ingredientes (menos el sirope de coco), removemos continuamente con unas varillas de mano para obtener una mezcla homogénea. Añadir sirope de coco si queremos que quede más dulce.

Cuando esté caliente servimos en una taza, decoramos con la nata de coco que teníamos reservada y como toque final espolvoreamos un poco de canela molida por encima.

Receta y fotografías de Gemma, @Cinnamongirlbcn