¿Cómo enseñar a los niños de la casa a reciclar jugando?

La sostenibilidad del medio ambiente y nuestro planeta como fuente de recursos peligran. Tenemos que cambiar muchas cosas para poder poner freno al cambio climático y la pérdida de recursos naturales. De muchas medidas y políticas que se deben poner en marcha lo antes posible, no podemos obviar la más importante: seguir educando y concienciando a las nuevas generaciones.

Hoy os proponemos algunos consejos para que los niños y niñas más pequeños aprendan el valor e importancia de reciclar. Así, lograremos que el reciclaje se instale en sus hábitos diarios.

Desde niños tenemos que aprender que cada gesto cuenta.

Reciclar es un juego en sí mismo. Sentarte con los peques a dibujar caras y ‘ponerselas’ a los cubos de reciclaje puedo convertir reciclar en un juego. ¿Qué come el monstruo verde? Residuos orgánicos, cáscaras de plátano, pelusas de la escoba, migajas de pan… Así tendremos varios monstruos del reciclaje en casa a los que alimentar cada día.

¡Hay que cerrar el grifo! Otro juego que podemos poner en práctica en casa con nuestros hijos es enseñarles que en el grifo vive el hada del agua, que se encarga de cumplir deseos… pero para que los haga tiene que tener mucho agua en su fuente mágica, así que no podemos malgastarla. ¡Cuanta menos agua se desperdicie, más deseos se cumplirán!

Reciclar es crear juguetes nuevos  ¿Os acordáis de Art Attack? Con un cartón de papel higiénico, papel de periódico y botones viejos puedes construir un muñeco. Incluso con la ropa vieja puedes coser peluches y personalizarlos. Con botellas de plástico y ‘piezas pequeñas’ puedes fabricar unas maracas… La cantidad de ideas es infinita. Una caja de pañuelos puede ser un avión. Además de reciclar y cuidar el medio ambiente es una forma perfecta de pasar tiempo juntos y desarrollar su capacidades.

Apagar la luz y a ver qué pasa… Esto no es tanto un juego, pero a través de la más que famosa película de animación Toy Story puedes convencerles de que tienen que apagar la luz para que los juguetes puedan descansar. Seguro que irán dejando las luces apagadas para intentar pillarlos desprevenidos.

Y tú, ¿tienes algún juego o forma de enseñar a los más pequeños a reciclar y cuidar el medio ambiente?