Porridge de avena sin gluten con tahini y plátano

Las gachas de avena son uno de mis desayunos favoritos por varios motivos: son saludables, me sacian, son muy fáciles de preparar y en un periquete tengo un desayuno súper rico. Personalmente me gusta disfrutarlas recién hechas y calentitas al estilo porridge clásico, pero si por las mañanas no tenéis tiempo las podéis dejar en la nevera la noche antes y añadirles más leche al día siguiente para que queden jugosas de nuevo.

Es una receta versátil con la que podéis jugar e ir añadiendo vuestras especias favoritas, probar con diferentes mantequillas de frutos secos y añadir otros toppings como fruta de temporada. Recordad que como siempre todas las recetas de NaturGreen son 100 % sin gluten y con ingredientes ecológicos.

Ingredientes para preparar gachas sin gluten para dos personas.

1 taza de copos de avena gruesos sin gluten bio NaturGreen.

1 taza de leche de almendras sin azúcar Ecomil.

1 o 2 cucharadas de tahín puré de sésamo bio NaturGreen.

1 cucharada de sirope de coco dark bio NaturGreen.

1/2 plátano maduro.

Una pizca de sal rosa del Himalaya fina NaturGreen.

Una pizca de canela molida.

Toppings:

Granos de cacao troceado bio NaturGreen.

Coco rallado bio NaturGreen.

Granola de manzana bio NaturGreen.

½ plátano en rodajas.

Una onza de chocolate negro (mínimo 70 % cacao).

Receta porridge sin gluten con tahini y plátano

En un cazo a fuego medio cocinamos los copos de avena con la leche de almendras, una o dos cucharadas de tahini, el sirope de coco, el medio plátano (chafado como si fuera puré), una pizca de sal y de canela. Removemos de vez en cuando para que la avena no se quede pegada en el fondo del cazo y cuando esté cremosa, transcurridos unos 5 o 6 minutos, retiramos del fuego. Podemos añadir más leche si queremos que nos queden unas gachas menos espesas y también un chorrito extra de sirope de coco para los más golosos.

Servimos en un bol con un puñadito de granos de cacao troceado, coco rallado, granola de manzana, la otra mitad del plátano a rodajas y una onza de chocolate negro (preferiblemente que contenga un mínimo de 70 % de cacao).

Blogger invitada Gemma González