Por-qué-escoger-productos-ecológicos

¿Por qué escoger productos ecológicos?

Por Cristina Martínez del blog de cocina vegana Delantal de Alces 

Hace unos años se empezaba a hablar de la alimentación ecológica como si de una nueva moda se tratara. Muchos fueron los famosos que empezaron a sumarse a esta corriente, que parecía solo ser apta para quien pudiera pagarla. A día de hoy podemos decir que en España la alimentación ecológica ha dejado de ser una moda para convertirse en un estilo de vida y un objetivo social a largo plazo; actualmente también hablamos de cosmética, ropa, combustible e  incluso turismo eco, y parece que  ampliaremos el catálogo en los próximos años.

¿Pero sabemos realmente que significa el término ecológico? Cuando indicamos que un producto o actividad es ecológica, estamos diciendo que no es perjudicial para el medio ambiente. En el caso de la agricultura, el objetivo es producir los alimentos respetando los ciclos naturales y generando el mínimo impacto sobre el medio ambiente. Por ejemplo, se aplica la rotación de cultivos, se cultivan únicamente especies locales y de temporada, se prohíbe el uso de organismos modificados genéticamente y el uso de pesticidas queda muy restringido.

Podemos saber que un producto es de producción ecológica si lleva el sello correspondiente. Este sello garantiza que el producto no está manipulado genéticamente, que se ha producido de forma sostenible y respetando el medio ambiente, que la empresa que lo produce es sometida a controles anuales por parte de la UE para asegurarse de que se cumple correctamente las normativas de la agricultura ecológica, y que durante el proceso de producción se ha utilizado la cantidad mínima de productos químicos.

A diferencia de los productos que provienen de la agricultura convencional, los productos ecológicos son de mayor calidad, lo que les reporta un mejor sabor y son mucho más nutritivos. Además son más saludables puesto que se reduce la ingesta de agentes químicos y metales tóxicos como el plomo o el mercurio.

Como decía al principio, el consumo de productos ecológicos ha sido muy bien recibido en nuestro país. De hecho, España es el país de la Unión Europea con más terreno dedicado al cultivo y a ganadería ecológica. Y es que a pesar de que los productos ecológicos tienen un precio algo mayor que los productos convencionales, esta diferencia queda compensada por los beneficios que reportan a la salud y al medio ambiente. Lo cierto es que, en realidad, no se paga un precio más alto, sino un precio más justo que nos asegura el cuidado de la naturaleza.

Sin lugar a dudas, el consumo de productos ecológicos seguirá en aumento durante los próximos años. Los consumidores cada vez somos más conscientes del impacto que ejercemos sobre el medio ambiente y poco a poco adoptamos nuevas costumbres para minimizar los daños. Los productos procedentes de la agricultura ecológica son una apuesta segura para cuidar y proteger el medio ambiente, a la vez que disfrutamos de productos de calidad y más saludables. Porque cuanto más mimemos nuestro planeta, más felices viviremos.