Bolitas energéticas con proteína de cáñamo.

Es ideal tener siempre a mano un snack sano y delicioso en nuestra nevera para reponer energía en cualquier momento o matar el gusanillo entre horas. Las bolitas energéticas crudiveganas que os propongo hoy tienen una buena dosis de proteína de cáñamo NaturGreen de cultivo ecológico.

Una proteína 100 % vegetal con un alto valor nutricional ya que es rica en vitaminas E, B1 y B9, también en magnesio, hierro, potasio y zinc. Es importante destacar la concentración de proteína de este producto ya que por cada 100 g de este concentrado de cáñamo obtenemos 50 gramos de proteína. Otro dato muy importante es que nos ayuda a combatir la fatiga, factores a tener muy en cuenta para aquellos que practican deporte y quieren aumentar la ingesta de proteínas.
Estas bolitas contienen otros superalimentos como el tahini (gran fuente de calcio), el cacao crudo en polvo (muy antioxidante) y las semillas de chía (fuente de omega 3).
Para 12-14 bolitas.


Ingredientes

  • 12 dátiles Medjool.
  • ¼ de taza de proteína de cáñamo bio al 50 % NaturGreen.
  • 2 cucharadas de tahín puré de sésamo bio NaturGreen.
  • 1 cucharada de aceite de coco virgen bio NaturGreen, sólido.
  • 2 cucharadas de cacao en polvo crudo.
  • 1 cucharada de semillas de chía bio NaturGreen.
  • Dos gotitas de aceite esencial de naranja bio (opcional).

 

Para rebozar:

  • 2 cucharadas de semillas de cáñamo bio NaturGreen.
  • 2 cucharadas de coco rallado bio NaturGreen.

Elaboración

Deshuesamos los dátiles y los cortamos por la mitad para que se trituren con más facilidad; aunque para este tipo de recetas crudiveganas siempre recomiendo utilizar un procesador de alimentos que sea potente no está de más cortar o trocear un poco algunos ingredientes.
Colocamos los dátiles y el resto de ingredientes dentro del bol de nuestro robot de cocina y trituramos hasta obtener una pasta densa y homogénea. Tendremos que parar unas cuantas veces para rebañar bien los restos de chía o de cacao en polvo que puedan quedar adheridos a las paredes del bol. Cogemos una pequeña porción de masa con los dedos e intentamos darle forma de bolita, si no se desmenuza y queda compacta es que ya está lista.
Con la ayuda de una cuchara medidora (1 cucharada de repostería) vamos cogiendo porciones de masa y dándoles forma circular con nuestras manos.
Rebozamos la mitad de las bolitas con el coco rallado y la otra mitad con las semillas de cáñamo.
Para que se conserven bien recomiendo guardarlas dentro de un envase hermético en el frigorífico.

Blogger invitada Gemma González 

Tabbouleh de quinoa, vegano y sin gluten

La Primavera acaba de llegar y ya se notan las primeras señales: los días se alargan, el sol calienta más, se encuentran muchas más variedades de frutas en los mercados y las plantas de los balcones echan las primeras flores. Inspirada por esta estación, hoy os propongo una receta muy fácil de prepara y deliciosa, perfecta para un día soleado. Se trata de un tabbouleh de quinoa, vegano y sin gluten. Vamos a ver cómo se prepara:

  • 1 taza de quinoa Bio NaturGreen
  • 2 tazas de tomates cherry
  • 1 taza de pimiento rojo
  • 1 taza de pepino
  • 1/2 taza de piñones
  • 1/2 taza de pasas Bio NaturGreen
  • 4 cucharadas de Sirope de coco Bio NaturGreen
  • Zumo 1 limón
  • Aceite de nuez Bio NaturGreen
  • Sal Marina NaturGreen
  • Menta fresca
  • Perejil fresco

Preparación

  1. Enjuagar la quinoa bajo el agua corriente durante unos minutos. Esta operación es importante para eliminar la saponina que la quinoa contiene.
  2. En una cazuela, poner a cocer la quinoa con 1 1/2 taza de agua y una pizca de sal, durante unos 15-20 min aproximadamente.
  3. Cuando la quinoa esté cocida, ponerla en una bandeja grande, ponerle un poco de aceite de nuez por encima y dejarla endriar.
  4. Mientras tanto, lavar bien todas la verduras y pelar el pepino.
  5. Cortar el pimiento y el pepino en cubitos de 1/2 cm y cortar los tomatitos en cuartos.
  6. Poner las verduras en un bol y añadir las pasas, los piñones y sal al gusto. Dejar reposar unos 15-20 minutos para que las pasas se hidraten con los jugos de las verduras.
  7. Picar el perejil y la menta y ponerlos en un vaso con el zumo de un limón y el sirope de coco. Mezclar bien.
  8. Mezclar la quinoa, que ya estará fría con las verduras y aliñarla con la salsa de especias, limón y sirope de coco.
  9. Servir con un poco de aceite de nuez por encima.

Blogger invitada: Eloisa, de Un gato en la cocina. 

 

Estofado vegano de garbanzos al estilo marroquí

Aprovechando estos últimos días de frío, quiero proponeros una receta muy especial: estofado vegano de garbanzos al estilo marroquí. Personalmente, soy una fanática de las especias, así que he decidido prepara este estofado con una gran variedad de aromas escogidos inspirándome en la tradición marroquí, pero el ingrediente secreto es el aceite de argán, una verdadera delicia muy usada en la cocina de Marruecos.

Ingredientes del estofado vegano de garbanzos al estilo Marroquí

  • 4 cucharadas de aceite de argán crudo NaturGreen
  • 2 tazas de garbanzos secos Bio NaturGreen
  • 4 zanahorias
  • 2 tazas de kale fresco
  • 2 chirivias
  • 1/2 coliflor
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • Jengibre fresco
  • 2 cucharaditas de Cúrcuma Cream Experience NaturGreen
  • 1/2 cucharadita de cúmino
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 hoja de laurel
  • Sal Marina NaturGreen

Receta de estofado vegano de garbanzos

  1. Poner los garbanzos en remojo en abundante agua tibia durante mínimo 12 horas.
  2. Para empezar a preparar el estofado, pelar y cortar el ajo y la cebolla y ponerlos a dorar en una olla grande con el aceite de argán.
  3. Cuando la cebolla empiece a estar transparente, añadir todas las especias y dejar desarrollar el aróma unos minutos.
  4. Mientras tanto, lavar y cortar las verduras: las zanahorias y las chirivias en rodajas, la coliflor y el kale (o berza) en trozos de 1 o 2 cm aproximadamente.
  5. Poner las zanahorias, la chirivias y la coliflor en la olla y dejar cocer unos minutos.
  6. Enjuagar bien los garbanzos, ponerlos a hervir, en otra olla grande, durante 10 minutos. Tras esta operación, colar los garbanzos y añadirlos a las verduras. Añadir agua hasta cubrir del todo, tapar la olla y dejar cocer el estofado entre 1 hora y media y 2 horas o hasta que los garbanzos estén cocidos.
  7. Ir controlando y removiendo de tanto en tanto.
  8. Cuando los garbanzos ya estén cocidos, añadir el kale al estofado y dejar cocer unos minutos más sin tapar.
  9. Ajustar de sal y servir caliente con un poco de aceite de argán crudo por encima.

Salsa de tomate y anacardos, sin gluten

¿Qué os parece si preparamos unos macarrones muy sencillos, pero con un toque especial? Con esta receta seguro que sorprendéis a vuestros comensales, porque esta salsa de tomate y anacardos, sin gluten, ¡está deliciosa! ¿Empezamos?

Ingredientes:

  • 60g en crudo de pasta sin gluten
  • 100 ml de nata de anacardos para cocinar de Ecomil
  • 150g de tomate triturado
  • Albahaca fresca o seca
  • Aceite de oliva extra virgen de Naturgreen
  • Sal rosa del Hilamaya de Naturgreen
  • 1/4 de cebolla dulce

Preparación:
Lo primero es colocar un cazo con abundante agua y una cucharada de sal a hervir para la pasta.
Mientras tanto, cortamos la cebolla muy fina y en una sartén con un chorlito de aceite de oliva la dejamos pochar a fuego medio. Para que la salsa tenga más sabor podemos añadirle también una hoja de albahaca.
Apenas la cebolla este cocida, añadimos el tomate triturado, bajamos el fuego, añadimos una cucharadita de sal, unas 5 hojas de albahaca o en caso de ser seca una cucharada apróximadamente. Dejamos que la salsa hierva por uno 10-15 minutos, es importante dejar que el tomate se cueza bien para que pierda su toque de acidez.
Ahora, apenas el agua hierva añadimos la pasta y la dejamos cocer el tiempo que nos indique el empaque.
Cuando la pasta este casi lista, añadimos la crema de anacardos a la salsa, rectificamos la sal y añadimos un poco de mi pimienta si nos gusta.
Colamos la pasta y la vertemos en la sarten para que se impregne bien con nuestra salsa, removemos y ya esta lista para servir!
Es una opción de pasta cremosa, utilizando grasas saludables.

 

Blogger invitada: alessandra_eminente

Conoce las claves del etiquetado de los alimentos: “analiza, compara y decide” sobre los productos de tu cesta de la compra

Los productos alimentarios tienen su propia tarjeta de presentación que los distingue y ofrece al consumidor la información necesaria para decidir incluirlos o no en su cesta de la compra. Esta información está reflejada en lo que conocemos como su etiqueta, la cual no debe inducir a error o confusión al consumidor. Aunque la aplicación del Reglamento 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor permite que las etiquetas sean más fáciles de entender; está en nuestras manos el dominar el “idioma” del etiquetado, conociendo e interpretando toda su información.

Comenzaremos con la lista de ingredientes, incluirá todos los ingredientes del alimento en orden decreciente en función de la cantidad que incluya el producto. En esta lista es posible que aparezca un código E seguida de un número.

Los número E son códigos asignados a los aditivos alimentarios; el consumidor debe tener presente que el hecho de que un aditivo tenga un número E asignado da garantías de que ha pasado controles de seguridad y que ha sido aprobado para su uso en la Unión Europea. Por su origen los aditivos alimentarios se clasifican en naturales y sintéticos, pero en función de su acción se clasifican en los siguientes grupos de aditivos alimentarios:

  • La Serie del 100 del número E corresponde a colorantes.
  • La Serie del 200 del número E corresponde a conservantes.
  • La Serie del 300 del número E corresponde a antioxidantes.
  • La Serie del 400 del número E corresponde a espesantes.
  • La Serie del 500 del número E corresponde a un regulador de acidez.
  • La Serie del 600 del número E corresponde a un potenciador.
  • La Serie del 900 del número E corresponde a edulcorantes.

La legislación europea establece que cualquier aditivo de uso alimentario debe ser autorizado antes de que pueda ser utilizado en los alimentos; esta autorización la realiza la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés). De conformidad con la nueva legislación, en diciembre de 2020, la EFSA volverá a evaluar los aditivos alimentarios que fueron autorizados antes del 20 de enero de 2009. En caso de detectar que alguno pueda causar un riesgo al consumidor, se suprimirá de la lista de aditivos o bien, se bajara su dosis de uso.

Si el producto contiene alérgenos deberán aparecer en la lista de ingredientes de una forma clara y diferenciados del resto de ingredientes, por ejemplo, con otro tipo de letra, en negrita, etc. Si no hay lista de ingredientes se incluirá la palabra «contiene…» seguida del nombre de la sustancia. Cuando el etiquetado hace mención a “trazas” significa que no se puede garantizar totalmente la ausencia de un alérgeno «puede contener trazas de…».

Así mismo debe contener la información nutricional; será obligatorio indicar el valor energético y la cantidad de grasas, grasas saturadas, hidratos de carbono, azúcar, proteínas y sal por 100 gramos de producto o 100 mililitros. Esta información podrá completarse con datos sobre el contenido en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, polialcoholes, almidón, fibra alimentaria y cualquier vitamina o mineral.

El valor energético (calorías), suele estar al inicio de la información nutricional, que en la mayoría de los casos es el primero y por desgracia el único que se observa. Sin duda las calorías importan pero contar calorías tiene muchas limitaciones; es recomendable mirar más los nutrientes y menos las calorías, en vez de preguntarnos si ese producto/alimento engorda, deberíamos preguntarnos si nos alimenta.

Tomates rellenos de mijo y quinoa

Estamos acostumbrados a utilizar la quinoa o el mijo en ensaladas pero también podemos incluirlos en platos calientes como estos tomates rellenos al horno. Como siempre, esta receta es 100 % libre de gluten y es que NaturGreen nos ofrece una amplísima gama de productos sin gluten, ecológicos y vegetales, como estos tomates rellenos de mijo y quinoa. Es fácil cuidar nuestra alimentación si sabemos escoger los productos adecuados y no tenemos que ser necesariamente unos expertos en la cocina para preparar un plato rico y nutritivo.

Aquí os dejo como ejemplo esta receta, podéis comprar vuestros tomates favoritos pero recomiendo que sean grandes para poder rellenarlos sin problema.

Para 4 personas.

Ingredientes

¼ de taza de quinoa bio Naturgreen.

¼ de taza de mijo bio Naturgreen.

Agua, para la cocción.

4 tomates grandes.

150 g de champiñones.

½ cebolla, rallada.

Aceite de oliva picual bio Naturgreen.

Sal rosa del Himalaya fina bio Naturgreen.

Una pizca de pimienta negra molida.

1 cucharada de orégano.

Un puñadito de nueces, picadas.

Elaboración

Lavamos bien los tomates (si son de cultivo ecológico mejor), cortamos la parte de arriba de cada uno y vaciamos la pulpa con la ayuda de una cuchara. Reservamos la pulpa de los tomates para después y los colocamos dentro de una fuente de hornear, salpimentamos y añadimos un chorrito de aceite de oliva virgen extra por encima.

Lavamos ligeramente la quinoa y el mijo con agua fría y los cocemos en cazos separados con agua y sal, durante unos 15 minutos aproximadamente. Dejamos escurrir mientras preparamos los otros componentes de la receta.

Limpiamos y preparamos los champiñones, podemos cortarlos en láminas finas o picarlos en trocitos pequeños.

En una sartén doramos la cebolla rallada con un poco de aceite de oliva, añadimos los champiñones y salteamos hasta que estén tiernos; no es necesario que se hagan del todo. Añadimos la pulpa de los tomates que habíamos reservado anteriormente, las nueces y el orégano, cocinamos hasta que se evapore el exceso de líquido de la pulpa.

Finalmente rellenamos los tomates con el salteado de champiñones, la quinoa y el mijo y horneamos a 180 º C (horno precalentado) durante unos 15 minutos aproximadamente o hasta que los tomates estén un poquito tiernos (o a nuestro gusto).

Blogger invitada Gemma González 

 

5 regalos ecológicos para el Día del Padre

¿Ya tienes pensado el regalo para el Día del Padre?Si es así, quizás te gustaría acompañarlo de una tarjeta pensada para que se convierta en una planta y ya de paso, darle un toque verde a vuestro balcón.1.Es el papel de Sheedo, el papel que se usa y se planta, os presentábamos su proyecto hace poco, en nuestra primera edición de Naturgreeners, y fue una enorme y grata sorpresa ver la forma de trabajar y de ver el mundo que tienen.

Esta es una de nuestras propuestas para darle un toque eco al regalo del día del padre:

¿Cómo se planta Sheedo?

Plantar un árbol, una flor o un pepino es mucho más fácil de lo que crees. Mira el siguiente vídeo donde explicamos paso a paso cómo se planta Sheedo =)

Publicada por Sheedo en viernes, 26 de enero de 2018

 

2.  Siguiendo con los clásicos, el reloj.  El equipo de WeWood son maestros de la creación de relojes de madera con estilo y funcional eco y el Kappa Nut es uno de sus mejores. Hecho de nogal, este reloj puede variar en color de marrón claro a las tonalidades ricas del chocolate.

3. Un conjunto de Yoga eco. Bonito conjunto de accesorios ecológicos para el yoga y la meditación compuesto por: 1 esterilla de algodón orgánico (grosor 6 mm), 1 cinturón/arnés extra-largo de 250 cm, 1 zafu ecológico relleno de cáscara de espelta y funda de algodón orgánico (a escoger entre uno redondo o en forma de luna), y 1 ladrillo de corcho. De ekoideas.com . La esterilla es super-cómoda y agradable al tacto.

4. Jabón de mojito. El aroma refrescante del mojito alegrará sus días más festivos. Este jabón está hecho de forma artesanal y además viene en un envoltorio muy simpático.

 

 5. Un poco de esparto no hace daño. Espartéame es una marca de productos creativos realizados en esparto. Se basa en la recuperación del arte del esparto, llevándolo hacia un nuevo concepto en el que diseño, tradición y arte se funden en uno. Quizás sea una buena opción de regalo decorativo, para darle un toque de campo al salón 😉

¿Cuál es el regalo más original que habéis hecho u os han regalado?

¡Cuéntanoslo en nuestras redes sociales! 

Noodles de arroz con verduras al wok y salsa Tamari

Esta semana os traemos una receta que seguro que a partir de ahora la guardaréis entre vuestras recetas favortias: Noodles de arroz con verduras al wok y salsa Tamari. 

Ingredientes:

Para comenzar a preparar estos deliciosos Noodles de arroz con verduras al wok y salsa Tamari, colocar un cazo con abundante agua  a hervir.

Mientras tanto, cortamos las verduras en julianas y una vez listas las vertemos a un wok o sartén  con un chorrito de aceite de sésamo a fuego alto. El objetivo de saltear las verduras es que queden “al dente” no muy cocidas, además de esta forma evitamos que pierdan la mayoría de sus propiedades. El salteado lo llevaremos a cabo durante unos 5-7 minutos.
Antes de que esten listas las verduras añadimos los fideos al agua un par de minutos hasta que esten cocidos, apenas esten, escurrimos y los vergemos a la sartén junto con la salsa Tamari por un minuto más, es preferible añadir otro chorrito de aceite de sésamo para evitar que se peguen y decorar con semillas de sésamo tostado.

La salsa Tamari viene de la fermentación de la soja, pero al contrario de la salsa de soja común no es fermentada con trigo, lo que la hace apta para celíacos! Además tiene un sabor más mas suave y particular, es un poco más espesa y oscura… ¡totalmente exquisita!

Sin embargo, es importante recordar que se debe consumir con moderación por su alto contenido en sodio.

¡¡Esperamos que os guste!! ¡Un saludo!

Blogger invitada: Alessandra Eminente

Una ciudad de bosques verticales

Stefano Boeri es el arquitecto que sueña con una ciudad de edificios verdes, una ciudad de bosques verticales. El conocido arquitecto italiano posee una visión muy especial sobre las ciudades ecológicas. Su proyecto será presentada en el primer Foro Mundial de Bosques Urbanos (en noviembre de 2018) y consiste en una urbe totalmente verde, en convertir cada pared en un muro vertical, cada tejado en un jardín, y cada patio en un oasis de plantas.

Un proyecto pensado para mover conciencias y hacernos ver qué otro tipo de ciudades es posibles.

Las ciudades del siglo XXI están en un proceso de cambio de mentalidad donde la infraestructura verde cobra un valor esencial y se plantean como espacios estratégicos para la ecología, el ocio y la producción. A lo largo del año 2017 se ha puesto sobre la mesa la relevancia de los bosques urbanos para construir un paisaje sostenible y saludable.

Boeri y su equipo fueron los diseñadores del primer bosque vertical en Milán,  dos torres de 80 y 112 metros, un proyecto que ha sido reproducido en todo el mundo desde 2014, debido a que Stefaro decidió no patentarlo para que se pudiera replicar en cuántas más ciudades, mejor. Desde su posición animan a todos los profesionales relacionados con el sector (paisajistas, arquitectos, agrónomos, etc) a tener en cuenta que en el año 2030, el 60% de la población mundial vivirá en ciudades y hay que hacer algo para mejorarlas en este aspecto y poblarlas de espacios verdes, fauna y flora.

Uno de sus objetivos es que se planten más árboles para que se forme un ecosistema urbano que produzca oxígeno y ayude a revertir el cambio climático. Abogan por priorizar la reforestación urbana. Su ambición es que las ciudades combatan al enemigo en su propio terreno, a base de utilizar el CO2 como fertilizante.

La conciencia, el mejor material para crear muebles

Cada vez está más presente en la sociedad el respeto hacia el medio ambiente, es una realidad.  Está claro que la conciencia, es el mejor material para crear muebles. Como hemos visto, han surgido procesos de fabricación ecológicos que cuidan cada parte de las elaboraciones, desde la elección de una materia prima adecuada hasta el embalaje y el transporte hasta que el producto llegue a casa de los consumidores.

La preocupación por el medio ambiente va haciendo mella en el consumidor. Cada vez se  expande más este pensamiento, a día de hoy hay muchas personas para las que adquirir una mesa o una silla no es una tarea sin más, si no que ocupa un hueco más extenso en sus conciencias. La compra de muebles ecológicos está creciendo paulatinamente, para estos consumidores es vital que los muebles que ocupen su casa se hayan fabricado con materiales naturales o reciclados y sin ningún tipo de tratamiento químico que los pueda alterar. Además de intentar tener el mínimo impacto ambiental en su proceso de fabricación.  Por esto se buscan muebles fabricados en talleres artesanos y que potencien el comercio justo, esto siempre es un valor añadido.

Según datos del Observatorio de Consumo en España, en 2017 el número de consumidores que adquirió mobiliario creció en doce meses un 12%, el 46% de los españoles estrenó un sofá, una cama o una estantería. Además, en las encuestas dos de cada diez españoles dice tener en cuenta la sostenibilidad y la ecología en sus compras “siempre o casi siempre”.

“Un mueble ecológico se diseña bajo una concepción ética y sostenible”, “estos muebles no contaminan la vivienda, apuestan por lo biodegradable, contribuyen a la no deforestación y su fabricación favorece el ecosistema” argumenta Lourdes Coll, de Ecodeco Mobiliario.