Pintar Mandalas, tendencia contra la ansiedad para todas las edades

El mandala es un dibujo complejo, generalmente circular, que en idioma sánscrito significa círculo sagrado y son una representación simbólica del universo, y últimamente, dibujarlas o pintarlas se ha convertido en una de las más novedosas formas de meditar y desestresarse. Su diseño es libre y su significado dependerá de sus formas y colores. Ha logrado que niños y adultos pasen varias horas seguidas dándole vida y color a dibujos con trazos inusuales y algo enrevesados.

Los mandalas se han utilizado desde tiempos remotos en el budismo y el hinduismo, donde su función era la meditación. No obstante, el proceso más importante para ellos es la “creación” de éstos por ser un camino “recorrido” que muestra las vivencias del momento de quien lo diseña. Esta técnica está vinculada al bienestar y potencia la creatividad y la serenidad de quien la practica y hoy en día se ha popularizado tanto que es muy sencillo encontrar libros específicos para pintar mandalas en numerosas tiendas.

 

 

Maritza Figueroa, psicóloga clínica y especialista en psicoterapia para adultos, explica que el alivio de la ansiedad es una de las ventajas de este tratamiento alternativo. “Permite exteriorizar las emociones a través del dibujo. Esto reduce el nivel de ansiedad interna que va quedando de saldo de las emociones intensas, ya sean positivas o negativas”, añade. Figueroa considera que si bien el colorear mandalas es una buena terapia se debe complementar con el tratamiento general. “No va a resolver los conflictos emocionales internos, ni las experiencias traumáticas, pero sí va a canalizar el exceso de carga emocional que hay en el individuo”.

Otro de los beneficios de pintar mandalas es que potenciar la calma y los estados positivos, además, se recomienda también su uso para niños con dificultades de atención o hiperactividad, les ayuda a equilibrar y mantener en orden su comportamiento.

 

 

Dibujar e interpretar un mandala suele significar entrar en contacto con la propia intimidad. Cada mandala guarda un significado de la persona que lo dibuja. Puedes empezar a practicarlo coloreando un mandala o incluso creando el tuyo propio, #alimentatupoder y sobre todo tu imaginación dejándote llevar mientras creas tu propio mandala.