Elixir de tahín negro y rosa mosqueta.

Este elixir de tahín negro y rosa mosqueta tiene un color magnético que despierta interés y suspicacia a partes iguales. ¿Qué esconderá ese brebaje? Pues una buena dosis de grasas saludables y vitamina C, con un alto poder saciante y antioxidante. Este elixir, que puedes tomar frío o caliente, se prepara combinando los siguientes ingredientes:

  • Una cucharada de tahín negro NaturGreen
  • Una cucharada de aceite de coco NaturGreen
  • Una cucharadita de rosa mosqueta en polvo NaturGreen
  • 250 ml de agua

*Opcional: una cucharadita de xilitol, azúcar de coco, sirope de coco o el endulzante que prefieras.

Añade todos los ingredientes a una batidora de jarra y bate durante unos 30 segundos para que la mezcla quede bien cremosa y espumosa. Esto es especialmente importante al añadir aceite de coco a cualquier batido, infusión o elixir.

Si simplemente lo añades a la taza el aceite flotará en la superficie y te lo beberás en el primer trago, lo que puede resultar hasta desagradable. Si te ayudas de una batidora, el aceite se emulsionará con el agua y el resultado será mucho más cremoso, como si hubieras añadido a la mezcla una leche vegetal.
El tahín negro es un puré hecho a partir de semillas de sésamo negro ecológico que ha sido ligeramente tostado para acentuar su sabor. Sus propiedades son similares a las del tahín blanco, aunque su contenido en fibra y calcio es mayor. Lo puedes consumir tal cual o añadir a tus smoothies, helados o patés vegetales para darles un color sorprendente.

La rosa mosqueta en polvo se elabora a partir del fruto deshidratado de la Rosa Canina y tiene un gran poder antiinflamatorio y antioxidante gracias a su contenido en vitamina C, zinc, magnesio, folato y betacarotenos.
El aceite de coco ha pasado de villano a héroe en los últimos años gracias a un mejor conocimiento sobre su composición y propiedades. Es antibacteriano y antioxidante y tiene infinitas aplicaciones, tanto a nivel alimentario como cosmético. Que no te falte nunca un tarro en la cocina y otro en el baño.

 

Blogger invitada: Laura García