Créme brûlée sin lactosa con crujiente de sésamo

La créme brûlée es uno de los postres más famosos de la tradición gastronómica francesa. Es muy parecido a la crema catalana, pero más delicado. La versión que os propongo hoy está acompañada por un delicioso crujiente de sésamo y es sin gluten y sin lactosa. ¡Disfrútala con todos tus amigos!

Ingredientes para cocinar créme brûlée sin lactosa con crujiente de sésamo

Para la crema:
Para el crujiente:

Receta para cocinar créme brûlée sin lactosa con crujiente de sésamo:

1. Precalentar el horno a 120ºC.
2. Con un cuchillo, abrir la vaina de vainilla por la mitad, extraer las semillas y ponerlas en una olla pequeña con la crema de anacardos. Añadir también la vaina y llevar a hervor.
3. Cuando la crema de anacardos empiece a hervir, apartar del fuego y dejar infusionar.
4. En un bol, poner las yemas de huevo y el xilitol y blanquear con una varillas hasta que quede un compuesto espumoso.
5. Quitar la vaina de vainilla y unir la crema de anacardos a las yemas blanqueadas. Mezclar bien.
6. Dividir el compuesto en 2 o 3 moldes de ceramica (aptos para el horno) y colocar los moldes en una bandeja de horno con un dedo de agua. Hornear durante 40 minutos aproximadamente o hasta que al mover ligeramente los moldes la crema ya no se mueva.
7. Cuando las cremas ya estén, se sacan del horno y se dejan enfriar.
8. Para el crujiente: preparar los crujientes: deshacer el aceite coco a baño maría.
9. En un bol pequeño, mezclar la harina de arroz, el azúcar de coco, el aceite de coco y el agua. Queda una preparación granulosa.
10. Estirar sobre un silkpat pequeñas porciones de masa, dándole forma con los dedos. Se pueden hacer formas más alargadas o más redondeadas.
11. Espolvorear con un poco de sésamo e introducirlas en el horno precalentado a 175º C de 3 a 5 minutos.
12. Al sacarlas del horno, se puede poner el silkpat encima de un rodillo, para darle curvatura. También se puede darle forma con las manos, pero con mucha atención ya que es muy fácil quemarse.
13. Espolvorear la superficie de las cremas con un poco de azúcar moreno y fundir con un soplete. No insistir mucho en el mismo punto con la llama para no quemar el azúcar.
14. Servir la crema al momento con un crujiente de sésamo.
 
Blogger invitada: Eloisa Faltoni, Un Gato en la Cocina