Bagels de trigo sarraceno sin gluten con semillas de sésamo

El pan de trigo sarraceno es uno de los panes sin gluten que está ganando más adeptos: tiene buen sabor, la receta es sencilla y dura días en perfectas condiciones.

Se elabora a partir del grano de trigo sarraceno entero y no de la harina. La primera vez que lo hagas te sorprenderá la textura de la masa en crudo, pero en el horno se transforma en un pan rústico y vistoso, con una corteza muy sabrosa. La receta tampoco lleva levadura, sino que aprovecha el proceso de fermentación natural del trigo sarraceno. El resultado es un pan más denso que el comercial, pero también más saciante.

Esta vez me apetecía darle al pan una forma divertida, así que he usado unos moldes de donuts para elaborar estos bagels. Con estas cantidades he hecho 14 bagels de unos 7 cm de diámetro.

Ingredientes para hacer pan de trigo sarraceno sin gluten con semillas de sésamo

  • 375 g de trigo sarraceno en grano NaturGreen
  • 45 g de semillas de sésamo NaturGreen
  • 235 ml de agua
  • 5 g de sal (1 cucharadita)

Receta pan bagels de trigo sarraceno con semillas de sésamo

  1. Lava el trigo sarraceno y escúrrelo con la ayuda de un colador.
  2. Colócalo en un bol grande y cubre con agua abundante. Déjalo en remojo durante toda la noche o un mínimo de 8 horas. Esto activará la semilla, haciéndola más fácil de triturar y también de digerir.
  3. Al día siguiente, escurre el trigo sarraceno sin enjuagarlo.
  4. Pon el trigo sarraceno en la batidora o procesador de alimentos y añade las semillas de sésamo, el agua y la sal. Bate hasta obtener una masa espesa, no es preciso que quede excesivamente triturado.
  5. Vierte la mezcla de nuevo en un bol, cubre con un paño de cocina y deja reposar durante 24 horas a temperatura ambiente.
  6. Pasadas las 24 horas, calienta el horno a 175 °C y vierte la masa en unos moldes de donuts para darles forma de bagel.
  7. Coloca el molde en la rejilla central del horno y hornea durante 45 minutos.
  8. Saca el molde del horno y déjalo reposar unos 10 minutos. Entonces desmolda con cuidado de no quemarte y deja enfriar completamente sobre una rejilla.

¿Y ahora qué? Abre los bagels por la mitad y añade lo que te apetezca: aguacate, rúcula, mayonesa, mermelada, …

Si vas a conservarlos, te recomiendo que los guardes en la nevera y los tuestes un poquito antes de comerlos. Esto es porque a veces el interior del pan puede quedar algo húmedo. También puedes congelarlos en una bolsa hermética.

Bagels de trigo sarraceno sin gluten con semillas de sésamo 1

Blogger invitada: Laura García